No quiero mirar, no puedo dejar de mirar

Sé que con esto le voy a dar un disgusto a más de un amigo/a. Tienen gustos cinefílicos más que respetables, pero por aquí no paso. Love Actually (2003) una delas mejores/peores películas románticas que puedes ver.

Domingo de navidad, 4 de la tarde en cualquier canal público o de pago, especialmente alguno de esos hecho para mujeres y “sus cosas”. Que no sé quién les ha dicho que esas sean “nuestras cosas” pero este es otro tema.

Estoy tumbada, con ganas de echarme una siesta y dormir la fiesta de anoche. Tengo el mando en la mano y  yo mando pero no sé qué extraña fuerza hace que deje esta comedia romanticoide una y otra vez. Ya van por lo menos 4. Encima no me deja pegar ojo.

Es facilona, se deja ver. Tiene algo de vídeo clip, historias paralelas y unidas que intentan ser diferentes pero están más vistas que el tebeo. Intenta desesperadamente gustarte con canciones empalagosas, humor de palabras malsonantes y un sentimentalismo pavi-soso. Es una mezcla de El diario de Bridget Jones, Cuatro Bodas y un Funeral, Notting Hill y cualquiera que se le parezca.

Y por último, los estereotipados personajes femeninos me irritan un tanto. Sirvienta, secretaria, devora-hombres, ahí lo dejo.

Como las luces de navidad de mi ciudad,  no me gustan, aturden más que incitan a la alegría pero no puedo dejar de mirarlas.

nnfORNm5LclB9zxN3TqDKFTGOvT
Love Actually
wyvHy4ElaiNamrpS6fjquYQqxhQ
Cuatro Bodas y un Funeral
npClMhFGn4XUkwu6coq5oKAEu6L
El diario de Bridget Jones
kY0M0O4UTyde70gglkib52s3aiU
Notting Hill

 

1 comentario sobre “No quiero mirar, no puedo dejar de mirar”

Deja un comentario