El Rey Tuerto: género esperpento.

Ayer en el Teatro Cervantes de Málaga se estrenó la obra El Rey Tuerto, de Marc Crehuet. Eso sí, como largometraje a concurso en la 19 edición del Festival de Cine Español de Málaga. La existencia previa de la obra de teatro homónima auguraba para la película el mismo éxito que obtuvo la obra en los escenarios de nuestro país. Y debo decir que no defraudó. El Rey Tuerto es cine del bueno: diversión con incidencia social.

rey tuerto 1

En esta adaptación al cine, Marc Crehuet no sólo mantiene a los mismos actores y actrices, a cual mejor. Hay otros muchos elementos que son netamente teatrales. Los decorados son austeros. Ya desde los títulos de crédito del inicio se aprecia una estética cuidada que está al servicio del concepto, lo va reduciendo en una cocción lenta sin ingredientes superfluos hasta extraer toda su potencia, como en un buen suquet de peix. Casi la totalidad de la historia transcurre en el interior del piso de David (Alain Hernández) y Lidia (Betsy Túrnez). Paredes empapeladas de donde cuelgan unas cuantas fotos de viajes y una ventana con rejas. Símil depurado del espíritu de esta pareja.

rey tuerto 3

Desde una óptica platónica, los personajes de David y Nacho (Miki Esparbé) encarnan dos ideas arquetípicas. Todos los policías antidisturbios de nuestro país y todos los antisistema existirían porque participan de algún modo de esas ideas. Son personajes extremos, con unos rasgos esenciales tan marcados que se convierten en caricaturas, dando lugar a secuencias absurdas muy cómicas. En este sentido, la obra está directamente emparentada con el género teatral del esperpento, donde una deformación exagerada de la realidad nos devuelve la imagen desnuda de nuestra sociedad.

La tesis argumental es que, si hay una verdad en este mundo esa es la búsqueda de la felicidad. Pero la felicidad tiene que ver con comprender uno su posición en el mundo, donde el mundo parece ser el elemento objetivo en la ecuación cuyo resultado es la felicidad. Lo que sucede es que, en realidad, la imagen del mundo, aquello que creemos fuera de nosotros, nuestro contexto, no deja de ser una construcción del sujeto, una interpretación. Cuando la interpretación del mundo es extremadamente simple provoca respuestas tendentes a la indiferencia y a la violencia. Mientras que una interpretación excesivamente compleja puede hacernos caer en la auto-complacencia y en la ineficacia.

¿Qué hacer entonces? ¿Cómo hemos de pensar para ser felices? ¿Es el hedonismo egoísta de Lidia la solución? ¿O llevará razón Sandra (Ruth Llopis) defendiendo la posición socrática del intelectualismo moral? La respuesta la hallarás en la película. Y si todo esto no te motiva demasiado, ¿qué me dices de un tuerto que hace de lazarillo para el poli garrulo que le reventó un ojo? En serio, esta película tienes que verla.

“La punta del Iceberg” denuncia la deshumanicación del mundo laboral

Somos cyborgs en la cadena de montaje, la producción sólo puede ir a más, los objetivos económicos están ahí para superlos cueste lo que cueste. La crisis, las hipotecas, los hijos o la vida en general se anteponen ante la lógica de trabajar para vivir y no vivir para trabajar.

Con esa idea de fondo se recrea la historia de ‘La punta del Iceberg‘, película de David Cánovas estrenada durante el 19 Festival de Málaga Cine Español.

Sofía Cuevas no es una empleada más, sino una alta ejecutiva de una empresa en la que a todos parece seducir el cargo, la responsabilidad y ese concepto de éxito ficticio basado en la obediencia al capital. Los problemas se encuentran con esta empleada cuando se le ordena investigar tres misteriosos casos de suicidio en los últimos cinco meses dentro de una sede de su empresa.

La trama se desarrolla de una forma muy plana, con algún que otro estrago cuando más emoción se le requiere a la protagonista, Marible Verdú. Ella y todo el reparto de secundarios están más que a la altura de la interpretación en una obra muy teatral, muy de caras, gestos y revelaciones de trama que irán cambiando la forma de la propia historia.

Por momentos y no sólo por la coincidencia de la denuncia social recuerda a ‘El Método‘, de Marcelo Piñeyro, donde todos sus personajes parecen esconder algo y donde, como era de esperar, llega el momento de decidir o de juzgar en qué lado cree el espectador que se encuentra cada uno.

Interesante desde el principio y sin perder el ritmo y la tensión pero sin ganar demasiada fuerza. Recomendable más para empleadores y empleados con un sentido del éxito distorsionado, y como en esto es difícil identificarse, basta con ir a verla, más aún si en tu oficina se echan horas extras y te han prometido algún carguito.

Crítica en 1 minuto, Festival de Málaga; La noche que mi madre mató a mi padre

El 19 Festival de Málaga ha estrenado su Sección Oficial con la comedia La noche que mi madre mató a mi padre, dirigida por Inés París y protagonizada por Belén Rueda, Eduard Fernández, Patricia Montero y Maria Pujalte.

 

Intento de sinopsis sin spoiler:

Una actriz acaba de cumplir los 40 años y  no encuentra quien le de un papel. Está casada con un guionista y escritor de novelas de crimen. Este guionista y su ex mujer, la cual es la productora de sus films, intentan convencer a un famoso actor argentino para que trabaje en su nueva película. Para ello invitan al actor a casa del matrimonio y suceden una serie de sorprendentes, o no tanto, acontecimientos.

 

 

 

Situaciones confusas, cómicas y originales para lo que nos tiene acostumbrado este género en España. La trama, que tiene bastante ritmo, no es que sea inesperada pero te deja enganchada y te divierte durante todo el metraje. Los actores y el ambiente teatral hacen que todo funcione y te rías. Reír, sin muchas más pretensiones, de eso se trata la comedia, ¿no?

Las actrices y la directora presentaron la película y se llevaron una gran ovación al finalizar el pase. Hacía mucho tiempo que no escuchaba tantas risas en una sala de cine. Totalmente recomendable si quieres pasar un buen rato. No está de más decir, viendo el resultado, que hace falta más comedia hecha por mujeres.

Las comedias del Festival de Cine Español de Málaga 2016

La 19º edición del Festival de Cine Español de Málaga está a punto de comenzar y en Cinefílica nos estamos preparando para la maratón de cine del 22 de abril al 1 de mayo.

En este festival, que en mi opinión ha ido de menos a más cada año, siempre se le ha dedicado un amplio espacio a la comedia en todas sus variantes. Además, en varias de las primeras ediciones se les ha premiado con la Biznaga de Oro a mejor película y aquí os dejamos algunos ejemplos de que en Málaga nos gusta el Cine Español y reirnos a partes iguales.

Y la 19 edición del festival no iba a ser menos, te presentamos las 6 películas de este género para que las conozcas en nuestra web y si quieres, personalmente en las salas.

Nuestro amantes, de Miguel Ángel Lamata

Nuestros amantes, de Miguel Angel Lamata, es una comedia romántica que tiene de protagonistas a Michelle Jenner y Eduardo Noriega. La proyectan en el festival el día 30 en diferentes pases y espacios, info de horarios aquí.

El rey tuerto, de Marc Crehuet

El rey tuerto es una adaptación de la exitosa obra teatral El rei borni y que parte de esta inquietante pregunta: ¿Qué pasaría si se encontrasen en una cena un antidisturbios y un manifestante a quién éste ha dejado tuerto con una pelota de goma?  El 24 de abril es el día en el festival para esta comedia negra. Horarios aquí.

Rumbos, de Manuela Moreno

Historias entrelazadas con un hilo conductor radiofónico, el programa de Julia Otero. Rumbo, de Manuela Moreno, película coral con Carmen Machi, Ernesto Alterio, Amaia Salamanca y Karra Elejalde entre otros. Se proyecta en el Teatro Cervantes el día 24, horarios aquí.

La noche que mi madre mató a mi padre, de Inés París

La noche que mi madre mató a mi padre huele a comedia de enredo de hace dos décadas, nos encanta. La protagonizan Belén Rueda y Eduard Fernandez y la ponen en el festival el 23 de abril, más info.

Quatretondeta, de Pol Rodríguez

Quatretondeta es una comedia dramática rural protagonizado por José Sacristán y Sergi Lopez. Esta road movie española se compite por la Biznaga de Oro y se muestra el día 25 de abril en las salas malagueñas, más info.

El futuro ya no es lo que era Pedro Luis Barbero

Y por último El futuro ya no es lo que era  de la que aún no tenemos cartel ni trailer, lo que sí tenemos son muchas ganas de ver la nueva de Dani Rovira  y Carmen Maura, habrá que esperar hasta el 29 de abril en el Cervantes, más info.

futuro

 

Truman: Un yokai en un cuento de Charles Dickens.

La actualidad es despiadada. ¿Recordáis Truman? ¿No es como si todo hubiese ocurrido en los Goya 2015? Como que triunfó en otro tiempo. Pues sólo hace dos meses que se premió a Imposible Films, BD Cine, Cesc Gay, Ricardo Darín, Javier Cámara y Tomàs Aragay.

Ahora que ya casi ha desaparecido de las carteleras, ahora que al leer “Truman” no retumba en nuestra cabeza un eco distorsionado, como en las profundidades de los servicios de una fiesta drum&bass, ahora, digo, voy a hablar de Truman para abrirla en canal y dejar que salgan sus fantasmas.

 

Truman. Truman. Truman. Truman.

 

Tomás (Javier Cámara) aparece un buen día ante la puerta de Julián (Ricardo Darín). Como un yokai japonés en un cuento de Charles Dickens. A partir de ese instante, la presencia de Tomás funciona como autoconciencia de Julián. Es el yo viéndose a sí mismo, en silencio. Murmurando cuestiones esenciales. Un fantasma que altera la perspectiva de Julián y no le deja decir o actuar sin que piense en ello.

 

El teatro se acabó. La función deja paso a lo poco que le queda a Julián de realidad. Las conversaciones son la acción y toman relieve respecto a un entorno que no importa demasiado. Puedes cambiar el segundo plano de cualquier secuencia. No importa. Los personajes seguirán siendo como son. Sin cuándo ni dónde. Fantasmas deslizándose ante unos decorados que van quedando atrás.

El espacio se desvanece. Madrid, Canadá, Amsterdam. El planeta se queda pequeño. Insignificante ante las últimas voluntades de quien se sabe muerto.

El tiempo se paraliza. El humo del tabaco en los bares podría servir de coordenada temporal para situar la historia allá por el 2006, sin embargo resulta más verosímil tomarlo como elemento onírico, flotando en el ambigú previo a la muerte.

 

La honestidad, el valor de decir la verdad y acercarse a ella desde la honradez, es la virtud que desgrana Cesc Gay en la obra. Es la principal característica de la personalidad de Julián, la honestidad de ser fiel a su decisión de no seguir el tratamiento médico. La honestidad con que hace frente a inseguridades como elegir una familia para Truman, inseguridades creadas por una situación que en el fondo no puede controlar, su muerte.

Truman, el perro, representa el papel de la aceptación. Julián acepta la inexorabilidad de su muerte en la imagen simbólica del aeropuerto, cuando se separa de Truman. Aunque el final en el aeropuerto sea abierto y podamos pensar que Julián se dejará morir, acompañado por su prima, tiendo a creer que terminará con su vida una vez que ha encontrado un nuevo hogar para Truman.

 

Lo único que desentona en la película es la banda sonora. La música no recrea la atmósfera enrarecida de esta historia fantasmal. Es muy lineal. Una guitarra monótona que no expresa los giros de los diálogos ni de la propia historia. Música folk, aburrida, bienintencionada y desajustada que le queda corta a una muy buena película.

Festival de Málaga 2016, guía para no perderse

En Cinefílica siempre hemos estado buscando año tras año la forma de disfrutar del mejor Festival de Cine de Málaga al mejor precio ¡y no es fácil!

Si nuestra economía fuera infinita lo veríamos todo, a todas horas y varias veces, pero nos tememos que eso no es posible así que os dejamos algunos consejos sobre cómo conseguir optimizar tu cartera para ver el mejor cine de calidad dependiendo de qué tipo de espectador eres.

Mi primer festival de cine

Si bien el festival de cine de Málaga no es el sitio ideal donde ver proyecciones infantiles, el cine de animación es una de las mejores fórmulas para que los más pequeños empiecen a conectar con el lenguaje audiovisual del drama, la comedia o incluso la intriga. Escogiendo bien la cinta, acudir a esta cita con tus hijos, sobrinos o nietos puede ser una experiencia mágica.

Mi primer festival de cine de Málaga

  • Un largo de estreno en el Cervantes
  • Una comedia en el Albéniz
  • Un Málaga Premier (no compiten pero se estrenan en exclusiva)
  • Una de cortos Málaga

Si es la primera vez que te pasas por Málaga a finales de abril, tu primer festival debe tener un poco de todo lo más característico de esta ciudad. Prueba varios escenarios, desde el Teatro Cervantes al Albéniz pasando por El Rectorado de la Universidad y, sobre todo, llévate algo auténtico de la tierra: un Málaga Premier. Sin duda ésta será una primera impresión que te animará a volver año tras año.

Quiero algo seguro

  • Maratón de Festival

Si no quieres arriesgar y quieres quedarte con lo mejor del festival tu lugar está en la Maratón del Festival (con descuento para desempleados por cierto). Una vez se conceden los premios, todos los ganadores son proyectados en el cine Albéniz el último día del festival en sesión contínua.

Voy todos los años

Ya sabes lo que hay y te gusta, no te lo quieres perder pero tampoco quieres repetir la misma experiencia. Ésta es tu mejor combinación entonces. En Territorio Latinoamericano conectarás desde el sur de España con el nuevo mundo. Los documentales que se estrenan en Málaga recorren contenidos y continentes y sabes que mezclarlo con un buen ciclo de cortos es una mirada única y experimentada del espectador incondicional de este festival. Si vienes todos los años, disfruta el cine, el metacine, y sus pequeñas dosis de realidad.

Me va el glamour

¿Te sientes una estrella y quieres que te vean como tal? No puedes faltar a las galas más glamurosas del Festival de Cine de Málaga. Pasea hasta el Teatro Cervantes cada día para ver los estrenos antes que nadie. Acude a las galas de inauguración y clausura para acompañar a tus famosos favoritos. Cuélate en los pases de prensa para cotillear los detalles más curiosos en primicia. Y no dejes de acudir a algún pase de cortos, ya sabes que los directores y los protagonistas siempre aprovechan a su presentación.

Postdata: no pierdas el tiempo en las puertas de los hoteles y ve directo con tu cocktail a los bares más chic de Málaga.

Mucho cine a bajo precio

Este año nos ha pillado con cuatro perras en los bolsillos y nos hemos quedado con ganas de más después del MaF ¡no pasa nada! Aquí hay cine para todos los bolsillos. La cosecha del año proyecta a 1€ y comparte espacios con las grandes cintas del festival. Los pases de prensa te acercan a las bambalinas, directores, protagonistas y guinistas a la palma de la mano por sólo 4,5€. El cine abierto es gratis, la maratón a mitad de precio para desempleados y, si aún así no quieres renunciar a algún estreno oficial, los que proyecten en Albéniz son siempre más baratos (6€) y a partir de 5 entradas empiezan los descuentos.

Algo único y original

Ésta es la combinación que más me gusta sin duda ya que tiene algo auténtico, algo único y algo original del festival. Pasa de los largos que sabes que acabarán estrenando en las grandes pantallas dentro de unos meses y quédate con los directores noveles por los que nadie apostaría, pero que luego todos se sorprenden al ver en los galardones de los Goya. La animación es difícil verla proyectada así que no lo dudes y disfruta de algún cortos (en ediciones anteriores proyectaron largometrajes) recuerda que no sueles hacerlo a menudo durante el resto del año. Este año, tenemos también cine reivindicativo así que apúntate a alguna proyección de la sección Derechos de la mujer. Y si quieres comer por los ojos, desarrolla tus sentidos durante el Gastroweekend.


En el Festival de Cine de Málaga hay un menaje bueno de secciones, homenajes y premios. Si no quieres perderte sigue nuestra guía, déjate llevar y pasea por los sitios con más encanto de la ciudad hasta ponerte cinefílica/o perdido.

Y sobre todo ¡no lo dejes para el último día! A los malagueños les encanta el cine y saben que para no quedarse sin entrada deben darse prisa, por lo que llenan las colas de los teatros desde el mismo día que se ponen a la venta.
No te quedes sin tus entradas, puedes obtenerla por la web o en taquilla (Teatro Cervantes y Cine Albéniz), donde además disfrutarás de descuentos.
Y ahora sí, ¿nos cuentas qué tipo de espectador/a eres?

Opinamos sobre cine y series. Escribimos lo que pensamos sin mucho filtro.