“The Expanse” – Ciencia, ficción y política

Ya tocaba una buena serie de ciencia ficción para que los muy fans de Battlestar Galáctica puedan recuperar su sentido de la orientación.

El misterio que rodea esta historia espacial y futurista nos llevará a una sospecha difícil de asumir: hay una conspiración para acabar con la humanidad.

Una joven desaparecida, una nave a la deriva, un planeta tierra politizado y enfrentado a Marte y un asentamiento espacial del que poco se conoce son los ingredientes con los que se inicia este dramático viaje de estética cuidada hasta el extremo.

Sin duda algo con lo que la propia cadena SyFy está deseando deleitarnos y así perpetuar su status quo en las producciónes de ficción. Eso sí, lamentablemente, aún no está disponible en España. 

Las chicas Bond nunca ganarán un Oscar

La femme fatale de Bond es como Pepi, Luci, Bom, una chica del montón. No es protagonista de la historia y no sufre la presión interpretativa de la narrativa, pero exprime su cometido hasta las últimas consecuencias: seduce y se deja seducir.
Léa Seydoux ha sido la última víctima de esta saga 007 y la única motivación que he tenido para atreverme con al menos una de la colección.

Ahora pienso reventaros con toda ligereza Spectre o al menos juzgar sin criterio a esta cinta de acción protagonizada por un caballero de ficción de gustos exquisitos: Bond, James Bond. Avisados estáis.

Cual premonición, el videoclip que da entrada a los créditos nos desvela las caracterísitcas del personaje. Por si no quedaba claro por la promo de ésta y sus versiones anteriores desde 1965, James Bond está muy bueno, muy cachas y va a por todas.

Aunque “los muertos están vivos” y vivimos nuestra primera singular aventura en México en lo que viene pareciendo una celebración de El día de los muertos, nada más sucede allí excepto que todo aquello queda destrozado incluido el corazón de la muchacha que aún lo espera en el hotel.

La inteligencia británica sabe que este comportamiento es intolerable y decide rastrear todos los movimientos de su empleado hasta las últimas consecuencias y el final de sus sábanas si es necesario. A partir de aquí todo es goce, acción y entretenimiento y algún que otro silencio sugerente donde el personaje parece hablar por encima de sus palabras.

No le pongo quejas a Daniel Craig que da la talla más allá del traje. Ni siquiera a lo inverosímil de las persecuciones provocadas por forzadas casuísticas en busca del malo malísimo, resueltas por cierto con una técnica espectacular. Sin embargo, si hay algo que no le perdono a la cinta después de haberme atrevido a romper mi voto de castidad ante este estereotipo masculino facilón es su predecible relación amorosa con la doctora Madeleine Swann.

No ya porque aburridos de tanta gresca decidan gozarse y soltar toda la adrenalina que acumulaban desde su primer encuentro sino por la manera tan trillada de ‘recuperarla’ y convencerla de que están mejor juntos que separados. Y es que desactivar la bomba del edificio donde está tu chica es a la película de Bond lo que la persecución de tu novia a la fuga camino al aeropuerto para cualquier comedieta romántica de la hora de la siesta, es decir, un topicazo sin gracia que llega a durar más de quince minutos.

En fin, me quedo con el Craig de Millennium y con la Léa de ‘La vida de Adèle‘ y con ellos en mi mente intentaré olvidar lo que ha terminado siendo una película más para machos alfa que aún requieren un manual de instrucciones.

10 grandes películas de pequeño presupuesto

No es necesario tener el Banco de España detrás para hacer una buena pelí o un taquillazo. No tener un duro suele acabar en un resultado mediocre, ¿o no?

Ante la falta de apoyo, los creadores de estas películas apostaron por lo que tenían claro: Guiones transgresores, diálogos políticamente incorrectos o interpretaciones excepcionales.

Con estos valores y las pequeñas aportaciones que pudieron conseguir (dando la brasa a familiares y amigos) sacaron adelante éxitos de taquilla, películas de culto y referentes de varios géneros.

Vamos a repasar algunas de estas joyitas.

 

1. Paranormal activity (2007)    

  • Presupuesto $15,000
  • Beneficio $193,355,800

El director Oren Peli pensó: ¿dónde voy a estar mejor que en mi casa? Y rodó esta película, en tan solo 7 días, en su casa, con su novia y su mejor amigo. Proyecto redondo. Yo no podría dormir en esa cama nunca jamás.

 

 

2. La noche de los muertos vivientes (1968)

  • Presupuesto $114,000
  • Beneficio $55,000,000

Y el genero de terror Nunca volvió a ser el mismo.

 

3. El Proyecto de la bruja de Blair (1999)

  • Presupuesto $25,000
  • Beneficio $248,000,000

Parece que para dar miedo no hace falta mucho dinero. Miedo basado en hechos reales  una buena idea.

 

4. Clerks (1994)

  • Presupuesto $27,000
  • Beneficio $3,151,130

Comedia que se convirtió en película de culto. La receta de Kevin Smith: personajes gamberros y diálogos políticamente incorrectos.

 

5. El mariachi (1992)

  • Presupuesto $220,000
  • Beneficio $2,040,920

Robert Rodriguez se gastó la mitad de este corto presupuesto en pistolas y salsa de tomate. Y le salió bastante rentable!

 

6. Cabeza borradora (1977)

  • Presupuesto $10,000
  • Beneficio $7,000,000

A David Lynch le costó mucho encontrar financiación para esta película. Los productores no estaban por la labor de aportar dinero a un proyecto tan oscuro e inquietante. Familiares y amigos ayudaron a acabar con 6 años de filmación. ¿Resultado? Productores escépticos chirriando dientes y una película asfixiante e hipnótica donde las haya.

 

7. Super Size Me (2004)

  • Presupuesto $65,000
  • Beneficio $28,575,078

65,000 dólares es lo que le costó a Morgan Spurlock engordar 11 kilos y grabarlo. Desde entonces Mc Donalds retiró la etiqueta “Super Size” de sus menús.

 

8. Mad Max (1979)

  • Presupuesto $400,000
  • Beneficio $100,000,000

Este film spaguetti wester/cyberpunk dio a conocer a un joven Mel Gibson.

 

9. Pi, fe en el caos (1998)

  • Presupuesto $60,000
  • Beneficio $3,221,152

Pi, fe en el caos o como hacer una película de culto instantánea pidiendo dinero a tus familiares.

 

10. Reservoir Dogs (1992)

  • Presupuesto $1,200,000
  • Beneficio $14,661,007

Un millón doscientos mil dólares no es un presupuesto pequeño, por lo menos para mi, pero el resultado fue una película tan redonda y una taquilla tan abultada que no me he podido resistir.

 

Y nos dejamos atrás películas como Saw, Open Water, Pink Flamingos, Halloween, Rocky…  Contadnos, ¿conocéis algún otro film con bajo presupuesto y alto resultado?

Opinamos sobre cine y series. Escribimos lo que pensamos sin mucho filtro.