Archivo de la etiqueta: cine independiente

Cerca de tu casa, musical de género social.

Gran ovación del público asistente ayer a la proyección de “Cerca de tu casa”, de Eduard Cortés, dentro de la sección de largometrajes a concurso de la 19 edición del Festival de Cine Español de Málaga.

La película analiza la injusticia de los desahucios en la sociedad española contemporánea, donde el Estado de Derecho deja de funcionar como debería y no protege a los ciudadanos. La solución que plantea la película es ejercer la libertad de asociación para enfrentar a los poderes fácticos influyendo en el aparato del Estado, incluso desde la desobediencia civil si hiciera falta.

cercadecasa1

“Cerca de tu casa” dirige nuestra mirada a cuando estalla el problema de los desahucios. Los ciudadanos son las víctimas y las presenta en principio como un elemento pasivo. No se le puede imputar ninguna responsabilidad a un ciudadano que compra una vivienda para sentirse normal, animado por los bancos que le prestan el dinero para eso y más. Lo que no se ve en la película es que los ciudadanos sienten la necesidad de adquirir una vivienda para ser normales también jaleados por la publicidad y los gobiernos, que ven en ello una oportunidad de negocio en lugar de un derecho constitucional.

El poder legislativo ni se nombra en la película. Es sintomático porque realmente los diputados no han movido un dedo para atajar el problema y es lo que refleja Eduard Cortés en su cinta.

cercadecasa3

El poder ejecutivo es cinismo puro. La reacción ante el problema es actuar a través de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado: los antidisturbios. Así convierte a las víctimas en culpables a la vez que esconde su responsabilidad de haber fomentado la burbuja inmobiliaria.

El poder judicial es retratado como un poder capaz de garantizar los derechos de los ciudadanos que tienen tiempo y dinero, algo de lo que carece quien está a las puertas de un desahucio.

Por último quedan los bancos. Un poder fáctico, un lobby de presión que se aprovecha de los ciudadanos mientras el Estado mira hacia otro lado.

i_cerca_d9_069

Sentí indignación al ver cómo la película me recordaba que el Estado de Derecho de nuestro país está herido de gravedad. Me emocioné con las historias personales de Sonia, Dani, Mercedes, Martín, Tomás, Pablo y Jaime. La vergüenza, el miedo, el vértigo, la incomprensión, el amor, la violencia y el perdón anticiparon la catarsis, por llamarlo de alguna forma, del final con el que es imposible no pensar en la PAH, que aunque no se nombra, está ahí como el camino correcto a seguir.

Las plataformas y asociaciones de ciudadanos, movidos por los mismos intereses, que se juntan para luchar por lo que creen justo y dispuestos a llegar a la desobediencia civil, debería ser algo normal en toda sociedad que sepa regenerarse. Como un musical en el cine español, no es algo imposible y, a veces, sale de puta madre.

 

Julie, la solipsista

Martes. Teatro Cervantes. 19:30 horas. Sección oficial de largometrajes. 19 edición del Festival de Cine Español de Málaga. Julie.

En palabras de la directora Alba González de Molina la película habla de la huida. Difiero. La película habla del solipsismo, que no es exactamente lo mismo. Julie (Marine Discazeaux) huye al comienzo y muy al final de la película, pero ¿qué pasa durante los 85 minutos restantes? Un viaje interior, introspección constante, indiferencia por todo lo que está fuera de su mente.

Julie siente una desgana insultante por la interacción con los demás que le hace comportarse de forma errática, desde una moral inconsistente. Julie llega a la eco-aldea tras haber traicionado a su padre y a su novio. Una vez instalada allí, traiciona a otras dos personas con las que inicia una relación sentimental. Como contrapartida moral, adquiere un compromiso social como ayudante en la escuela y denuncia un acto violento de uno de los vecinos, velando así por la seguridad del grupo. Vaivenes propios de quien no sale de sí misma.

julie rodaje

Alba González de Molina consigue hacernos ver lo poco que a Julie le interesa lo que le rodea. Toda la película en una peculiar eco-aldea de la que no llegamos a saber cómo funciona, nade sobre su economía, su agricultura o su industria. Nada. Porque a Julie no le importa nada que no sea ella misma.

Si la película fuese sobre la huida habría acción. La huida conlleva una causa identificable y alguien que corre hasta arriba de adrenalina para alejarse de esa causa. Son 105 minutos de solipsismo, y el solipsismo es aburrido para quien no está en el ojo de ese huracán. En definitiva es lo que me pasó ayer con la película, no me sentí arrastrado por ese torbellino que debería transmitir una Julie demasiado muda. Tediosa.

maya

Digna de mencionar la actuación de Silvia Maya en el papel de maestra y persona más cercana a Julie durante su estancia en la aldea.

10 grandes películas de pequeño presupuesto

No es necesario tener el Banco de España detrás para hacer una buena pelí o un taquillazo. No tener un duro suele acabar en un resultado mediocre, ¿o no?

Ante la falta de apoyo, los creadores de estas películas apostaron por lo que tenían claro: Guiones transgresores, diálogos políticamente incorrectos o interpretaciones excepcionales.

Con estos valores y las pequeñas aportaciones que pudieron conseguir (dando la brasa a familiares y amigos) sacaron adelante éxitos de taquilla, películas de culto y referentes de varios géneros.

Vamos a repasar algunas de estas joyitas.

 

1. Paranormal activity (2007)    

  • Presupuesto $15,000
  • Beneficio $193,355,800

El director Oren Peli pensó: ¿dónde voy a estar mejor que en mi casa? Y rodó esta película, en tan solo 7 días, en su casa, con su novia y su mejor amigo. Proyecto redondo. Yo no podría dormir en esa cama nunca jamás.

 

 

2. La noche de los muertos vivientes (1968)

  • Presupuesto $114,000
  • Beneficio $55,000,000

Y el genero de terror Nunca volvió a ser el mismo.

 

3. El Proyecto de la bruja de Blair (1999)

  • Presupuesto $25,000
  • Beneficio $248,000,000

Parece que para dar miedo no hace falta mucho dinero. Miedo basado en hechos reales  una buena idea.

 

4. Clerks (1994)

  • Presupuesto $27,000
  • Beneficio $3,151,130

Comedia que se convirtió en película de culto. La receta de Kevin Smith: personajes gamberros y diálogos políticamente incorrectos.

 

5. El mariachi (1992)

  • Presupuesto $220,000
  • Beneficio $2,040,920

Robert Rodriguez se gastó la mitad de este corto presupuesto en pistolas y salsa de tomate. Y le salió bastante rentable!

 

6. Cabeza borradora (1977)

  • Presupuesto $10,000
  • Beneficio $7,000,000

A David Lynch le costó mucho encontrar financiación para esta película. Los productores no estaban por la labor de aportar dinero a un proyecto tan oscuro e inquietante. Familiares y amigos ayudaron a acabar con 6 años de filmación. ¿Resultado? Productores escépticos chirriando dientes y una película asfixiante e hipnótica donde las haya.

 

7. Super Size Me (2004)

  • Presupuesto $65,000
  • Beneficio $28,575,078

65,000 dólares es lo que le costó a Morgan Spurlock engordar 11 kilos y grabarlo. Desde entonces Mc Donalds retiró la etiqueta “Super Size” de sus menús.

 

8. Mad Max (1979)

  • Presupuesto $400,000
  • Beneficio $100,000,000

Este film spaguetti wester/cyberpunk dio a conocer a un joven Mel Gibson.

 

9. Pi, fe en el caos (1998)

  • Presupuesto $60,000
  • Beneficio $3,221,152

Pi, fe en el caos o como hacer una película de culto instantánea pidiendo dinero a tus familiares.

 

10. Reservoir Dogs (1992)

  • Presupuesto $1,200,000
  • Beneficio $14,661,007

Un millón doscientos mil dólares no es un presupuesto pequeño, por lo menos para mi, pero el resultado fue una película tan redonda y una taquilla tan abultada que no me he podido resistir.

 

Y nos dejamos atrás películas como Saw, Open Water, Pink Flamingos, Halloween, Rocky…  Contadnos, ¿conocéis algún otro film con bajo presupuesto y alto resultado?